El Perfume


Ahora olía que ella era un ser humano, olía el sudor de sus axilas, la grasa de sus cabellos, el olor a pescado de su sexo, y lo olía con el mayor placer. Su sudor era tan fresco como la brisa marina, el sebo de sus cabellos, tan dulce como el aceite de nuez, su sexo olía como a un ramo de nenúfares, su piel, como la flor de albaricoque …
y la combinación de estos elementos producía un perfume tan rico, tan equilibrado, tan fascinante …

Y nadie sabría que no era su aspecto lo que de verdad los había conquistado, que no era su belleza exterior supuestamente perfecta, sino únicamente su fragancia, magnífica e incomparable

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 4 marzo, 2012 a las 17:26. Se guardó como Quotes y etiquetado como , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s